Toledo
Romana, visigoda, árabe, judía y cristiana. Así es la ciudad manchega de Toledo mezcla de distintas culturas a lo largo de los siglos. Testigo de aquello, sus más de 100 monumentos, sus estrechos callejones y el empedrado de sus calles, un viaje a un pasado, que XX siglos después, todavía sigue en pie. 

Hércules fundó esta ciudad, eso dice la leyenda. Las excavaciones sin embargo hablan del asentamiento del imperio romano, allá por  el año 192 a.C. Se creo así Toletum. Prueba de ello el Circo Romano o las impresionantes termas localizadas bajo tierra. Reflejo del esplendor que Roma vivió en esta tierra durante años, son también los cigarrales que rodean Toledo. Originalmente fueron villas romanas, después huertas y por último lugares de recreo para musulmanes y cristianos después. Símbolo de prestigio y lugar de reunión y tertulia, los cigarrales están con frecuencia presentes en  textos de grandes literatos como Lorca, Galdós o Cervantes. Condición de todo cigarral, tener vistas panorámicas de la ciudad similares a las que encontraremos en miradores como este de la Virgen del Valle.

En el siglo V los pueblos bávaros invaden Roma. Setenta años más tarde Toledo se convertirá en capital del reino hispano-godo, primer Estado peninsular independiente. Museos como el de los concilios visigodos recogen algunos de los muchos restos de este periodo, en forma de capiteles y frisos.

Puertas y puentes, dan la bienvenida cada día a miles de turistas que llegan a esta ciudad convertida por Alfonso VI en un ejemplo de tolerancia donde la iglesia cristiana, las mezquitas musulmanas y las sinagogas judías convivían pacíficamente.

La ciudad de Toledo fue además, para poetas y pintores, una importante fuente de inspiración. Las orillas del Tajo, que hoy recorre la ruta verde, fue el lugar donde artistas y pensadores encontraron las claves de su creación. Por todo ello no puede sorprender al viajero el que esta ciudad a solo 45 minutos de Madrid sea hoy Patrimonio de la Humanidad,  por su pasado, su presente y también, quien sabe, por su futuro.