Ibiza/Eivissa

Localizada en una encrucijada de navegantes, Ibiza siempre ha sido destino y escala en las rutas marineras hacia el Estrecho y Oriente. Situada estratégicamente en el mediterráneo,  Ibiza nos ofrece, cultura, arte y naturaleza al alcance de todos. Declarada patrimonio de la humanidad en 1999,  nos da la bienvenida con estampas como esta. El portal de Ses Taules nos adentra en la ciudad medieval  con su peculiar suelo empedrado, camino que nos conduce hasta  La plaza de Vila, vigilada por la estatura de un togado romano que contempla el “ágora”. Durante años este fue el centro neurálgico de la ciudad intramuros, donde cada semana  se celebraba el mercado de la ciudad.

Ubicado en la plaza de la catedral el  Museo Arqueológico recorre el pasado histórico de Ibiza y Formentera con colecciones prehistóricas, púnicas, romanas e  islámicas... De especial belleza los amuletos, joyas y cerámica fenicia, así como numerosas reproducciones de monedas ibicencas en bronce. A unos metros la majestuosa Catedral de la ciudad, en su día templo romano y mezquita musulmana. En su  interior, luminoso como pocos, podemos contemplar el Cristo yacente, que sale en procesión cada semana santa además de bellas pinturas de los misterios gozosos con escenas de la Anunciación, el nacimiento de Cristo o los Reyes….

Las murallas renacentistas de Ibiza son una de las fortificaciones con baluartes del siglo XVI mejor conservadas. Uno de los 7 baluartes de la muralla es el de San Jaume, desde lo alto se podía batir al enemigo con fuego de fusiles o cañones. En su interior, un museo nos muestra parte de tecnología militar empleada desde los siglos XVI al XVIII.

Precisamente desde estos baluartes podremos contemplar el color especial de las aguas ibicencas. Un azul turquesa que se consigue gracias a las extensas praderas de posidonias,  planta marina que depura el agua y que localizamos en la reserva natural de Ses Salines, declarada patrimonio de la Humanidad por la riqueza de sus fondos. Si ricos son sus fondos no menos espectaculares son sus playas. La de Talamanca es una de ellas. Es la playa más cercana a la ciudad con una extensión de 900 metros donde disfrutar de sol y arena blanca. Después del baño que mejor manera de conocer la isla que disfrutar de su gastronomía, ensalada payesa, arroz a banda o postres como la greixonera, o el fláo harán las delicias de los más exquisitos paladares.

Otro de los sellos de identidad de Ibiza es, sin duda, su moda, en Bartolomé Roselló encontramos desde tiendas de ropa de cadenas conocidas internacionalmente a tiendas mucho más exclusivas. Mucho más auténtico es el barrio de la marina con tiendas con solera como ésta, con más de 100 años a sus espaldas…

Hablar de Ibiza es hablar de moda Ad-lib conocida también como moda ibicenca. Representa la libertad y el espíritu de la isla. Unos diseños que se inspirada en vestidos típicamente ibicencos influenciados también por el movimiento hippie que aquí se asentó hace ya unos cuantos años.

Al caer la noche Ibiza tiene otra cara. La plaza del Parque con sus agradables terrazas al aire libre ofrece al visitante un espacio donde charlar con tranquilidad en una isla que sabe adaptarse a todos los gustos y necesidades.  Así que relájense y disfruten.