• toledo

MOLINOS DE AGUA O DEL HIERRO

C/ Paseo de la Alcurnia

Durante años se utilizaron para moler cereal, en el siglo XVII este era  un negocio muy rentable. Podemos ver cómo pasa el agua a través de las compuertas y si subimos los escalones veremos el cauce del río, casi al nivel en el que nos encontramos. Justo en la orilla del Tajo pegado a los molinos hay una zona de baño conocida durante años como playa once-culos donde según cuentan, algunos toledanos acudían a asearse.

A día de hoy nadie se baña en este tramo. Lo que sí encontramos aquí son pescadores que  sueltan de nuevo sus peces una vez capturados. Justo al lado podemos ver  la primera central eléctrica que tuvo Toledo en 1890. Hasta entonces 600 farolillos de aceite iluminaban la ciudad y 12 alguaciles se encargaban de que no se apagarán.

 Si levantamos la vista vemos Peña del Rey Moro, lugar donde, una de las leyendas cuenta, que  un rey moro pidió ser enterrado, para poder así contemplar, aunque fuera de lejos, la ciudad que acogió a su amada muerta meses antes. Dicen los toledanos que las noches de luna, al mirar a las piedras desde Toledo se ve el cuerpo del rey moro subido en la peña observando la ciudad. Algo más adelante a la izquierda veremos también la Torre del Hierro que protegía a la ciudad de los posibles ataques. Aquí existió una puerta de acceso a la ciudad.