Tarragona romana

La historia de Tarragona se escribe de la mano de Cornelio Escipión. Su desembarco en esta ciudad supuso que, años mas tarde, se convirtiera en la principal base militar de Hispania, desde donde se conquistaría la Península Ibérica a lo largo de 200 años. Tarraco se dotará de una muralla defensiva. Mas de 3500 metros de piedra protegerán a la ciudad que se convierte en uno de los mas importantes polos económicos, culturales y sociales de la época. Vive su máximo explendor entre el siglo I y II d.C llegando a ser capital de la Hispania Citerior, la mas grande del imperio. Testimonio de todo aquello lo encontramos en el Museo Arqueológico Nacional, donde podremos conocer cómo era la vida por aquel entonces, incluso recorrer paso a paso el proceso de elaboración de bellos mosaicos, legado cultural de infinito valor.

Bóvedas como ésta sustentan el peso de las gradas del circo romano del siglo I d.C., uno de los mejores conservados de Europa con capacidad para 30.000 personas.

Con el mar al fondo el anfiteatro de Tarragona nos da la bienvenida. Un escenario sublime donde imaginar las luchas de gladiadores, fieras y ejecuciones públicas. Hasta nuestros días ha llegado parte de la grada tallada en roca.

Centro de la vida cotidiana de la ciudad era el Forum local. Espacio multifunción, donde se celebraban mercados o discursos políticos. Un lugar donde podremos contemplar parte de su basílica, estructurada en un edificio con 3 grandes naves separadas por columnas donde se impartía justicia y donde el consejo local celebraba sus reuniones.

En una de las salidas de la ciudad se formó a mediados del siglo III d.C. una de las principales necrópolis de Europa con 20.000 metros cuadrados y mas de 2000 sepulturas. En este lugar podemos destacar dos sarcófagos,el de los leones y el del pedagogo.

Una obra maestra del paleocristiano es la villa romana de Centcelles. En su interior nos encontraremos con esto, el mosaico mas antiguo del mundo romano. Data del siglo IV d.C. donde distinguimos escenas del antiguo y nuevo testamento, pero sobre todo una bella escena de caza.

Ciudad construida piedra a piedra, tuvo su origen en la cantera de Médol. De aquí se extrajeron 50.000 metros cúbicos de piedra que hoy vemos repartidas por una ciudad que respira historia en todos y cada uno de sus rincones.