Tarragona modernista

Tarragona es también cuna del modernismo, en su caso señorial y refinado. Ejemplo de esto es la casa Castellarnau, sede del museo de Historia de Tarragona, un lugar donde contemplar objetos barrocos y salones neoclásicos de gran belleza. Lámparas de araña, colecciones de relojes y pinturas al fresco con escenas mitológicas dan a este lugar un encanto especial. Entre sus curiosidades podemos destacar una replica del dormitorio de Francisco José de Austria y, presten atención a la joven del cuadro, es la última descendiente de los Castellarnau. Dicen que algunas noches se le puede oír tocando el piano de la sala, aunque también deben saber que cerca de aquí se encuentra el conservatorio de música de Tarragona, ustedes mismos. Un bello jardín pone la nota romántica en Casa Canals, un edificio con un espectacular salón de baile. No podemos marchar de este lugar sin visitar el salón oriental con mobiliario en perfecto estado y singulares dibujos en sus paredes. Llegados hasta aquí merece la pena subir hasta su mirador. Nos regala imágenes como ésta.

El teatro Metropol poco tiene que ver con cualquier espacio escénico que hayamos visto hasta ahora, olas, peces, quillas y barcos se entremezclan en la estructura de un teatro que consigue unir estos elementos con la simbología religiosa representada por numerosas “M” distribuidas a lo largo de sus estancias, “M” que recuerda a Maria, la Virgen, de la que era gran devoto Josep Maria Jujol, arquitecto creador de este teatro.

La principal avenida de Tarragona, la Rambla Nova, es un museo en si mismo. Aquí se concentra el mayor número de edificaciones modernistas de la ciudad, nada mejor que dar un paseo por su ancha avenida para disfrutar de estampas como estas: El convento de las Teresianas, la casa del Doctor Aleu o la casa de Musolas.

366 metros cuadrados distribuidos en dos plantas conforman este edificio en la Quinta de San Rafael. Enclavado en el Parque de la Ciudad donde árboles y arbustos conviven con los tarraconenses consiguiendo una simbiosis que hacen de este, uno de los lugares con mayor encanto de la ciudad. Así que llegados a este punto relájense y disfruten.