Mérida romana

Hablar de Mérida es hacerlo de una ciudad que es en sí un autentico Museo al aire libre. Esta ciudad nos regala la posibilidad de conocer el imperio romano en todo su esplendor. Miremos donde miremos tendremos una postal del pasado. Una de las más bellas, sin duda, su teatro romano, 6000 personas abarrotaban sus gradas. Todavía hoy podemos disfrutar de su frente escénico permanente  decorado con bellas figuras de  dioses y emperadores.

A solo unos metros el anfiteatro, testigo de emocionantes luchas entre gladiadores y entre hombre y fiera. Un autentico acontecimiento que reunía a multitudes llegadas de toda Lusitania que, a menudo, también acudían al Circo romano, uno de los más antiguos de la península. En él se celebraban  las carreras de carros, cuadrigas o bigas, sin duda un autentico espectáculo.

 Situados en la espina, impresiona ver su inmenso tamaño: 417 metros de largo por 112 de ancho. Pero, ¿cómo era la vida cotidiana en Roma?

La casa del anfiteatro nos muestra como transcurría la vida en las viviendas. Se organizaba en torno a un patio porticado desde el que se distribuían las habitaciones y salas, muchas de ellas decoradas con bellos mosaicos como Venus y Cupido.

 Las calles de Mérida nos regalan joyas como el templo de Diana o el Arco de Trajano y también nos enseña sus termas donde deberemos imaginar las salas de vapor y las piscinas de agua fría y agua caliente. El agua que recibía este lugar llegaba transportada  a través de acueductos como el de los Milagros…

A las afueras de la ciudad en la casa del Mitreo encontraremos el mosaico más conocido de la Mérida romana, el mosaico de Aion.

 Recorriendo un agradable paseo entre árboles llegaremos al final de nuestro recorrido y de la vida en una zona de enterramientos conocida como los columbarios donde podremos contemplar modelos de enterramientos de  distintas épocas así como mausoleos romanos de gran belleza que ayudarán a entender mejor a una civilización cuyo legado cultural, arquitectónico y social  seguimos disfrutando a día de hoy.