Shopping e Ibiza de noche

Comenzamos nuestro recorrido en La Marina un barrio pegado al puerto que durante años vivió el auge de la construcción naval. Actualmente este lugar conserva el espíritu comercial que tuvo antaño. Prueba de ello son las numerosas tiendas antiguas situadas en la calle Comte dei Roselló. Una de ellas está en el número 6. Esta peculiar tienda de  bolsos y sombreros abrió sus puertas en 1916. En el número 4 encontramos a Pedro. El dueño de este local lleva más de 20 años dedicado en cuerpo y alma al cuero. Aquí podemos comprar cinturones hechos con cuerno de mamut  o  con piel  de serpiente. Si lo que buscamos es calzado cómodo en el número 8 encontramos todo tipo alpargatas y menorquinas, una sandalia típica de las Baleares. 100 son los años que lleva abierta esta tienda. ..

Pero sin duda una de las imágenes más representativas de la isla son sus atardeceres. Una de sus estampas es esta,..Las montañas de sal. Durante siglos las salineras de Ibiza fueron el motor económico de la ciudad. Fueron los fenicios quienes empezaron a fabricar sal aquí. Era un bien preciado ya que suponía la única manera de poder conservar los alimentos. De ahí que en la edad Media Ibiza fuese conocida como la isla de la sal. Actualmente gran parte de la producción se envía a países escandinavos que siguen utilizándola para la salazón del pescado…

A solo unos metros Cap des Falcó, uno de los mejores lugares para ver la puesta de sol disfrutando de dos vistas: por un lado, la imagen de las salinas que adquiriendo un tono rosado y por otro lado el mar que poco a poco se va tragando el sol. Una puesta  del sol que puede ir acompañada por el ambiente tranquilo que desprende uno de los locales cercanos donde ofrece bebidas y música relajante a pie de mar.

Otra imagen del comercio de la isla la encontramos en Marina Botafoch. Una zona moderna, situada junto al puerto deportivo donde  encontraremos tiendas de lujo así como restaurantes de diseño donde disfrutar de una agradable cena sin el bullicio del centro de la ciudad.

Un espíritu aún más medieval envuelve la zona de la muralla al caer la noche. Son muchos los visitantes que apuestan por visitar este lugar en un ambiente nocturno algo más fresco. Así la plaza de Vila es a esta hora, uno de los rincones más románticos de la ciudad para cenar o simplemente pasear.

A medida que avanza la noche zona del Puerto adquiere aun más vida, con sus restaurantes y tiendas de  todo tipo. En esta zona localizamos uno de los referentes de la moda ibicenca, conocida también como moda Ab-lib. Diseñada en tejidos naturales como algodón combinados con bordados tradicionales transmite de forma sencilla parte del espíritu de la isla. Numerosos diseñadores de Ibiza se dedican exclusivamente a la elaboración de unos diseños que se demandan cada vez más fuera de  nuestras fronteras.

Muy cerca del puerto nos topamos con  la Plaza del Parque. Zona peatonal rodeada de locales y terrazas al aire libre que resultan especialmente agradables al caer el sol. Si nos fijamos en el suelo de esta plaza podemos ver, muy al estilo Hollywood, manos de diferentes habitantes de Ibiza con sus profesiones correspondientes. Ellos son los protagonistas de la plaza.

Ya de madrugada en diferentes puntos de la Marina y el puerto nos encontramos con vistosos y espectaculares pasacalles. Animaciones nocturnas que  nos servirán para hacernos una idea de otra de las caras que presenta la noche ibicenca.