REAL MONASTERIO DEL PARRAL

Calle Alameda del Eresma s/n

Otro lugar desconocido que alberga espectaculares sorpresas. Al llegar al monasterio debemos llamar a la puerta tocando el dintel. Habrá una persona que gustosamente nos mostrará parte del monasterio. En la entrada nos recibe un agradable estanque lleno de peces de colores, desde este punto disfrutaremos de unas impresionantes vistas de la ciudad y del Alcázar. En este monasterio viven actualmente 7 monjes que durante años se han dedicado a la carpintería, fabricando los bancos de muchas iglesias segovianas. En el claustro que rodea el estanque podremos ver escudos de Enrique IV , con forma de granada. El fue quien mandó construir este monasterio en 1447, aunque la leyenda atribuye la fundación del mismo a su valido Juan de Pacheco, marqués de Villena. Atravesando una sala llegaremos a otro de los claustros, totalmente restaurado y que veremos a través de una cristalera, ya que forma parte de las estancias de los monjes. De hecho existe un tercer claustro no visitable. En esta última sala merece la pena prestar atención a una puerta de madera policromada. Ha sido decorada por uno de los monjes del monasterio a pincel, consiguiendo que ninguno de los dibujos se repita. Una auténtica obra de arte.

Situados frente a la iglesia nos encontramos con la primera sorpresa. La portada de la misma está incompleta. Incluso las figuras están cortadas por la mitad. Al parecer se acabó el dinero y su arquitecto Juan Guas decidió no continuar hasta que le pagasen y así se quedó. Abandonado tras la Desamortización de 1836 y saqueado, su reconstrucción vino tras haber sido declarado Monumento Nacional en 1914 y ser nuevamente ocupado por religiosos de la Orden Jerónima el año 1927.

Sin duda el interior de este templo sobrecoge por la espectacularidad del mismo. Si miramos hacia arriba encontraremos numerosas bóvedas con arcos góticos, de crucería, cada uno de ellos distinto. Veremos arcos de medio punto, sencillos, conopiales, isabelinos…..También encontramos pinturas en “sargos”, telas de saco sobre las que se pintaba y con las que se cubrían los retablos en tiempo de Cuaresma. Por último destacar el retablo central plateresco digno de admiración y como no, el suelo del templo, plagado de tumbas de distintas familias acompañadas de sus respectivos escudos. Un lugar que no se pueden perder y donde además podrán escuchar misa en canto gregoriano.

HORARIOS :

1 de junio al 22 de septiembre, de martes a sábado, de 10.00 a 12.30 h. y de 16.15 a 18.30 h. Domingos y festivos, de 10.00 a 11.30 h. y de 16.15 a 18.30 h.

Misa en canto gregoriano : de mayo a noviembre, de lunes a sábado, a las 13.00

Domingos y festivos, a las 12.00 h.

Tel.:+34 921431298