JÓVER

Playa de Jóver, Tejina s/n

Tejina es un barrio costero del nordeste de la isla de Tenerife perteneciente al municipio de La Laguna. Junto con Valle de Guerra, Bajamar y Punta del Hidalgo constituye una pequeña comarca. Limita con el municipio de Tegueste.

La principal actividad económica de la localidad es la agricultura y la industria que se deriva de ella. Sobre todo  se la conoce por ser la mayor exportadora de la esterlicia, flor símbolo típico de Canarias. Todos los municipios canarios tienen patronos y co- patronos. Las fiestas de San Bartolomé o Fiestas de los Corazones celebradas el 24 de agosto son las más conocidas, se portan estandartes y arcos de corazones frutales y han sido declaradas Bien de Interés cultural.

Camino de la Costa se llega hasta Jover. La alteración de la vegetación puede ser brutal en pocos kilómetros. Para llegar a Jover primero hay que atravesar una carretera bordeada de plataneras, luego los plátanos dan lugar a los pinos hasta llegar a una costa impresionante. La roca negra no da lugar a dudas de que nos encontramos en zona volcánica. En el Teide se hallan todos los tipos de lava que hay en el mundo. El azul del mar rompe con fuerza en la roca negra y las abundantes algas salen a flote cuando la marea baja y  entonces todo el aire se impregna de ellas. El paisaje es verde porque en esta zona de Tenerife llueve y a veces hasta hace frío por eso todos los colores del arco iris están presentes. El amarillo intenso de las algas, el azul profundo del mar, la espuma blanca de las olas, los plátanos verdes de las laderas. Si te gusta pescar este el lugar idóneo, siempre con licencia en mano por supuesto.

En Jover el agua ha golpeado la roca negra hasta crear un remanso, una piscina profunda, amplia y natural donde lo único que han puesto los hombres ha sido el pasamanos y rampa para facilitar el acceso al interior. El agua es tan azul y transparente que parece una piscina olímpica excavada en la roca. Sus visitantes son todos autóctonos. Se hace pie en los lados y en el centro cubre entero. El agua es salada, por supuesto, y tiene propiedades curativas debido a que proviene directamente del contacto con las algas. Podemos completar nuestro baño duchándonos con agua dulce, al salir de la piscina hay unos caños con agua proveniente de la montaña. También podemos dar un agradable paseo por toda la zona siempre mirando el mar.