PLAZA DE LA MERCED Y SEMINARIO DE SAN JULIÁN

Plaza de la Merced

La plaza de la Merced es uno de los rincones más monumentales y bellos de la ciudad. Recibe el nombre de la Merced debido a que en el antiguo convento de las Esclavas del Santísimo Sacramento, existía un convento de Mercedarios Calzados. Además, donde había un convento de esta orden, debía haber también un asilo de desamparados, que es precisamente lo que fue el edificio que hoy acoge al museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha.

El seminario de San Julián fue fundado en el XVIII por el obispo José Flores Osorio, quien donó los fondos para su construcción. Se levantó sobre las casas y el palacio del Marqués de Siruela y Valverde del siglo XVI.

Junto al seminario se encuentra la iglesia que cuenta con un retablo gótico del maestro de Horcajo. Es también sede de conciertos durante la Semanas de Música Religiosa y en un futuro, tras las obras de acondicionamiento, albergará una importante colección de códices y manuscritos pertenecientes al seminario.

Junto a la iglesia se encuentra el edificio que albergó el antiguo convento de los Mercedarios Calzados, hoy sede conventual de las Esclavas del Santísimo Sacramento, popularmente conocidas como las blancas. En sus iglesias siempre debe haber una hermana custodiando la Sagrada Forma durante el día y la noche, y de ahí recibe el nombre la orden. Este edificio esencialmente obra del siglo XVIII conserva muros del antiguo palacio de los marqueses de Cañete y Hurtado de Mendoza, virreyes del Perú y fundadores de Cuenca del Ecuador. Por este motivo Cuenca está hermanada con Cuenca del Ecuador. Los descendientes de los marqueses de Cañete y Hurtado de Mendoza fueron los fundadores de ésta, y otras ciudades de Ecuador.