CONVENTO DE BELVIS

Fundado en el siglo  XIV por Teresa González, fue reedificado en época barroca por el arzobispo mexicano Monroy de la orden dominica. Destaca sobre todo la fachada del interior del comulgatorio con una curiosa decoración vegetal. Justo frente a este convento encontramos el parque de Belvis con unas bonitas vistas  de la ciudad. Desde aquí vemos la parte sureste de la ciudad, y la cúpula de San Paio de Entrealtares. 

Una curiosidad, las religiosas de este convento hacen las obleas para todas las iglesias de Santiago, el viajero puede comparar los recortes de las obleas al peso. Tiene un torno de  madera antiguo a través del cual te dan los productos. Hay que tirar con fuerza de la puerta situada a la derecha de la puerta principal, aquí está el acceso al torno. 

Actualmente aquí viven 30 monjas. Por un lado es convento de clausura y por otro, iglesia de uso propio de las monjas, aunque hay una capilla que siempre está abierta al público. Un lugar pequeño pero muy acogedor. En este convento está el santuario de la Virgen del Portal, una vez al año los devotos suben de rodillas en romería para pedirle cosas.

VISITABLE TORNO Y CAPILLA. IGLESIA CONVENTUAL SÓLO DURANTE EL CULTO LOS DOMINGO.

HORARIO CAPILLA 9:00- 13:00 Y DE 15:30 A 20:00