POZO DEL SALVADOR

La entrada a este sorprendente  lugar se realiza a través de lo que, para muchos, sería la salida de humos de un garaje. Este pozo se descubrió gracias a la intención del Ayuntamiento de colocar contenedores de basura subterráneos. Excavaron y descubrieron unas escaleras de piedra, las que están situadas frente a la escalera de hierro. Comenzaron así los trabajos arqueológicos, apareciendo dos salas más.

En la tercera de ellas descubrieron un pozo  que, increíblemente, todavía contiene agua a día de hoy.  Es a la vez pozo, porque mana agua de sí mismo y también aljibe ya que recibe agua de lluvia a través de 3 agujeros en el techo. El agua que aquí caía era trasladada por tres canales hasta el pozo. Se cree que este aljibe-pozo se tapo en su día y se mantuvo oculto ya que durante siglos el agua era un bien preciado en Toledo. Se comerciaba con él a través de los aguadores. Solo las clases pudientes podían comprar agua limpia. El resto bebían de los arroyos contaminados que desembocaban en el  Tajo. Intentaban potabilizar el agua filtrándola por vasijas de arcilla e hirviéndola.

SOLO SE PUEDE VER MEDIANTE VISITA GUIADA A TRAVÉS DEL CONSORCIO LOS MARTES A LAS 11:00 y a las 17:30

Tlf reservas: 925 25 30 80 .

OFICINA DE GESTIÓN DE RECURSOS CULTURALES DEL CONSORCIO.

Plaza Amador de los Ríos s/n

Tlf: 925 25 30 80 .

De martes a sábado (10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00)

Domingos ( 10:00 a 14:00)

Lunes: Cerrado.