ERMITA

Crta de Circunvalación.

Es sin duda uno de esos lugares que uno no puede perderse si visita Toledo. Justo antes de entrar en la ermita, a la izquierda de la puerta, podemos leer la siguiente inscripción: “Aunque pequeña me ves soy muy grande cómo ermita, pues la reina que me habita tiene Toledo a sus pies y otorga al que solicita, aquello que necesita, si no la olvida después”.

Al entrar nos sorprende un precioso mirador con unas bellísimas vistas de Toledo. La ermita,  humilde y acogedora está rodeada de jarrones con flores frescas casi todo el año. A la izquierda de la puerta, encontramos el tirador de la campana, de forma triangular y con un cordón de hierro.

La tradición dice que quien no toca la campana 3 veces  no se casa. Los toledanos son muy devotos a la Virgen del Valle. El 1 de mayo sacan  la virgen en procesión por los cerros de la zona. Las colas para después tocar la campana y visitar a la santa en su día, pueden ser de horas. La ermita fue construida en el siglo XVII, sustituyó así a la ermita de San Pedro y San Félix existente aquí con anterioridad. En el exterior junto a las escaleras de entrada a la ermita debemos bajar los escalones para ver la peña del rey moro (con forma de seta). 

El lugar donde, según la leyenda, un rey moro pidió ser enterrado para cada noche poder contemplar Toledo eternamente, la ciudad en la que conoció y murió su amada. Otra leyenda cuenta que aquí yace enterrado un joven musulmán que tras años de asedio a Toledo, sin poder reconquistarla, dejó su perfil marcado en la roca y murió. Al lado de la ermita hay un pequeño chiringuito desde donde uno puede contemplar uno de los atardeceres más bellos de Toledo.

HORARIO VERANO: 10:30 -14:00 y de 17:00 - 20:00

HORARIO INVIERNO: 9:00 -13:00 y de 15:00 - 18:00

LUNES CERRADO. ENTRADA GRATUITA.