CALLE DE LA MONEDA

Entrando por la Puerta de Valencia, llegamos a la calle de la Moneda, con algunos restos de la arquitectura popular conquense, conformada por parcelas pequeñas y cuerpos en saledizos.

Corre en paralelo la calle de Alonso de Ojeda, dedicada a un ilustre conquense protagonista en el descubrimiento de América. Ésta es también uno de los ejes de comunicación de la ciudad intramuros y mantiene cierta actividad comercial y artesanal. Muy cerca se encuentra la plaza del Cardenal Payá, donde a través de un viejo postigo podremos llegar al adarve y a la calle de los Tintes. La calle de los Tintes circula paralela al río Huécar y divide las dos partes de la ciudad.

Si continuamos a través de las denominadas Escaleras del Gallo o antigua puerta del Postigo, podremos apreciar en nuestro recorrido algunos restos de la muralla medieval y un torreón convertido en mirador. Desde aquí llegaremos a El Almudí, antiguo almacén de granos para el abastecimiento de la ciudad. Fue un edificio municipal, levantado en el siglo XVI con destino a almacén de pósito real, modificado en el siglo XVIII.

Destaca en el exterior la portada clásica rematada por un escudo y la rejería. En la actualidad es centro de exposiciones y es también destinado a diversos servicios del Ayuntamiento.