CEMENTERIO JUDÍO

Cuesta de los Hoyos s/n

Conocido popularmente como el “Pinarillo” desde este lugar se divisa con claridad la judería en la que vivió el pueblo hebreo hasta 1492, fecha en la que fueron expulsados. Los difuntos se trasladaban a este cementerio situado en extramuros pero antes, debía pasar por la puerta del Socorro, atravesar el río Clamores por el puente de la Estrella hasta llegar aquí. Un lugar desde el que divisamos edificaciones judías por las que hemos pasado anteriormente como la muralla, o la casa palacio de Abraham Senneor.

Los judíos aprovecharon la roca caliza existente en esta zona para hacer dos tipo de enterramientos. Unos utilizaban las cuevas formadas por la naturaleza ampliándolas y acondicionándolas.

El segundo tipo de enterramiento corresponde a las fosas antropomórficas cuyos sepulcros están orientados hacia el este-oeste. En ellos se encontraron esqueletos intactos en posición supina mirando hacia oriente. Desde uno de sus laterales podemos ver el Alcázar y parte del Acueducto. De frente la Catedral y la muralla. Si subimos unos escalones de madera que encontramos a la entrada del cementerio llegaremos a una senda que realiza el mismo recorrido del río pero en altura. Una de las opciones en llegar a este cementerio andando, otras es en coche, pero hay que tener en cuenta que hay un pequeño aparcamiento pasado el cementerio en el que solo caben 8 vehículos.