COLEGIO DE LAS JESUITINAS

C/ San Geroteo s/n

Se trata de un lugar donde la imaginación juega un papel fundamental puesto que quedan pocos restos visibles. El edificio que encontramos frente a nosotros fue el lugar donde se encontraba ubicada otra de las sinagogas más importantes  de la ciudad,  la “Sinagoga de los Ibáñez de Segovia”.

Esta sustituyó a la  Antigua Sinagoga Mayor, actual iglesia del Corpus Christi, comprada por Bartolomé Ibañez tras la expulsión de los judíos. De la antigua sinagoga solo quedan  los muros, la techumbre, las yeserías, un ojo de buey y una ventana gótica. Sin embargo este lugar sirve para acercarnos al origen de un barrio que  bordeaba la catedral y que tuvo que ser destruido, en parte, para la construcción de la catedral. En total se demolieron 100 casas de judíos y un convento de clarisas para así, tener espacio donde construir la catedral. 

Esta era una de las zonas más céntricas del barrio judío. Si miramos hacia atrás podremos contemplar la parte sur del claustro de la catedral y el campanario, que llegó a medir 100 metros, convirtiéndose en una de las construcciones más altas de la época. Al parecer, un rayo destruyó  el campanario por completo, por lo que decidieron hacer uno nuevo pero, esta vez, algo más bajo de 80 metros. Un campanario con mucha historia que ha estado habitado hasta mediados del siglo XX.