MONASTERIO DE LA ENCARNACIÓN

Paseo de la Encarnación s/n

Este monasterio se comienza a construir en el siglo XV sobre un cementerio judío. Su inauguración como monasterio se hizo  el 4 de abril de 1515, el mismo día en el que Santa Teresa es bautizada. En este lugar podemos ver los locutorios que tenían las religiosas  de clausura para hablar con el mundo exterior. Actualmente tiene capacidad para 30 monjas carmelitas, un cupo que tienen cubierto en su mayoría con religiosas españolas.

El monasterio que cuenta con 3 salas museo. La primera,  con muebles pertenecientes a las dotes que las hermanas han ido dejando en el convento. Otra pieza curiosa es el arcón con 3 cerraduras donde  las carmelitas guardaban los documentos importantes del convento. Para poder abrirlo tenían que estar presentes tres hermanas.

En una segunda sala podemos ver una celda  perteneciente a monjas privilegiadas. De gran tamaño con derecho a cocina y decorada con utensilios del siglo XVI.

En la tercera sala podemos contemplar objetos personales de Santa Teresa, como una toalla bordada a mano para el lavatorio de los pies o  la silla que utilizaba San Juan de la Cruz cuando entró como confesor del convento (curiosamente es una silla muy bajita y es que su estatura era muy pequeña).

Llama la atención un San José conocido “parlero” con la boca abierta y las orejas de soplillo. Cuenta la leyenda que este santo comunica a la priora todo lo que pasaba en el convento en su ausencia.

También podemos ver parte de la celda que tuvo Santa Teresa siendo priora, así como el leño que usaba Sta. Teresa como almohada para cumplir penitencias, ella será la primera mujer a la que la Universidad de Salamanca otorga el título de doctor Honoris Causa en el año 1922.