PASEO DEL RASTRO

Paseo del rastro

Desde este lugar podemos ver las estribaciones orientales de la sierra de Gredos, la iglesia de Santiago al fondo y la ciudad moderna, popularmente conocida como el barrio de la toledana porque se orienta hacia Toledo. Si seguimos contemplando observaremos el Monasterio de Nuestra Señora de Gracia, convento de clausura donde ingresa Santa Teresa con 16 años para estudiar y donde descubriría su vocación.

Acompañan nuestro paseo la muralla apoyada sobre la roca natural y   algunas ventanas del Palacio Episcopal, antiguo palacio de nobles ocupado en el siglo XVIII por los jesuitas. Este es sin duda uno de los lugares  más frecuentados por los abulenses, sobre todo los días de sol. Se llama del Rastro porque al final de este paseo estaba el matadero. La carne se trasladaba del matadero a la plaza del mercado y en este recorrido se iban cayendo “restos”  de carne que  iban dejando “rastro” de ahí el nombre del paseo.