• caceres

ERMITA DE LA VIRGEN DE LA MONTAÑA

En los alrededores de Cáceres se encuentra este santuario en que se venera a la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de la Montaña y desde donde se podrá disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad de Cáceres. Situado en la Sierra de la Mosca, a unos seiscientos metros de altitud permite divisar el conjunto monumental perfectamente integrado en el Cáceres moderno junto a la Sierra de San Pedro, últimas estribaciones de los Montes de Toledo.

La historia del santuario se inicia con la llegada a Cáceres en 1600 de Francisco Paniagua, con la intención de erigir una pequeña capilla para una imagen de la virgen que traía consigo. Su ejemplo de vida anacoreta llevó a Sancho de Figueroa, vicario de Cáceres, a impulsar la construcción de un eremitorio que se bendijo en 1626. Sobre aquella capilla se construyó entre 1716 y 1721 el actual templo.

El interior lo forma una nave con bóveda de medio cañón, un coro sobre la nave y dos capillas custodiando la cabecera. A los pies, en el muro del Evangelio, se encuentra un bello crucificado en madera del escultor de la escuela madrileña, José Salvador Carmona, autor también de una Santa Ana ubicada en la capilla del mismo nombre. En el presbiterio destaca el retablo mayor, obra barroca atribuido a Manuel de Larra y Churriguera, que es presidido por la virgen de la  Montaña, realizada en madera de nogal y encargada a algún imaginero sevillano entre los años 1620 y 1626.