portal/recursos/imagenes/Alcala_cervantina.jpg
Alcalá Ciudad de las letras

Una de las joyas de Alcalá es ésta, su corral de comedias, el espacio escénico en funcionamiento más antiguo de Europa. Especialmente bello es el suelo empedrado, el pozo que encontramos en el centro, el balcón de las apariencias y los aposentos privados. Quienes los ocupaban podían ver la obra de teatro sin ser vistos. Así era muy utilizado por familias que estaban de luto y querían disfrutar del teatro pero guardando las apariencias o por los señores que acudían al teatro con su amante. Curiosos sin duda sus efectos especiales, tormentas y caballos que nos harán vivir la escena con todo su realismo.

Historias aquí representadas similares a las que años antes saldrían de la pluma de Miguel de Cervantes. Nació en esta ciudad y ésta es su casa, aquí vivió hasta los 4 años. Un lugar donde veremos una recreación que nos ayudará a entender la sociedad de la época incluso con elementos  que quizá avanzaban lo que sería el futuro. Situada en la antigua Judería, veremos una casa dividida en dos plantas con un patio central. En la parte baja accedemos a las habitaciones de uso público, tales como el despacho del médico, no podemos olvidar que el padre de Miguel de Cervantes, fue cirujano sangrador. Y la segunda planta estaba reservada al uso familiar. Destaca el mobiliario original de la época, tales como los braseros y bargueños. Este último contiene un cajón secreto que solo conocía el dueño de la casa y servía para guardar objetos de valor. Por último, nos despediremos de la Casa Museo-Natal de Cervantes, admirando su sala de ediciones Cervantinas, donde encontramos, entre otras, la 2ª edición de Don Quijote de la Mancha, Lisboa 1506.

Nos adentramos en el Centro de interpretación de los Universos de Cervantes, si accedemos a la capilla del Oidor encontraremos una reproducción de la pila donde fue bautizado Cervantes. Un lugar donde también podremos contemplar una copia facsímil de la partida de bautismo de Cervantes.

La fachada de la universidad es uno de los sellos de identidad de Alcalá de Henares. Rodrigo Gil de Hontañón crea una espectacular fachada renacentista. Rodeada por el cordón franciscano, símbolo representativo del Cardenal Cisneros fundador de la Universidad en 1499. Tras ella los patios universitarios… el de Santo Tomas de Villanueva, el de los filósofos o el trilingüe testigo de unas enseñanzas que formaron a ilustres alumnos como Calderón, Quevedo, Lope de Vega o Tirso de Molina. En torno al 23 de abril, los Reyes hacen entrega  en el paraninfo de la Universidad de Alcalá, el Premio Cervantes, el premio más importante de la literatura española. Una sala con uno de los mejores artesonados del arte español. Aquí se leían los ejercicios de grados, donde los alumnos, después de muchos años de estudio, se jugaban el ser aprobados o suspensos. Este Paraninfo es también hoy el Aula Magna de la Universidad de Alcalá.

Fundado por Felipe II el colegio del Rey nace como Colegio para estudios teológicos, jurídicos y canónicos, destinados a hijos de miembros del Servicio de la Casa Real. Francisco de Quevedo, que ingresó en este colegio en 1596 pudo matricularse al estar su madre al servicio de la Infanta Doña Isabel Clara Eugenia. Actualmente es la sede del instituto Cervantes.

Terminamos nuestro recorrido en la Plaza de Cervantes, antiguamente conocida como Plaza del Mercado. Es el corazón de la Ciudad. La Plaza sirve de escenario, junto con el resto del Centro Histórico, al Mercado del Quijote que forma parte de la Semana Cervantina, fiesta declarada de interés Turístico Regional  y cita ineludible que se celebra en el mes de Octubre.

La Ciudad de las Letras rinde homenaje a su hijo más ilustre con la Semana Cervantina, uno de los mejores momentos del año para descubrir la ciudad complutense.

El mercado del Quijote es uno de los más grandes de  Europa en su género y hace que en Alcalá durante unos días se respire el espíritu del sigloXVI.

Para finalizar, la visita en la Ciudad de las Artes y las Letras, los visitantes podrán degustar y comprar los dulces típicos de nuestra gastronomía como costrada, rosquillas y almendras garrapiñadas.