Alcalá de Henares

Situada a solo 30 km de Madrid, Alcalá de Henares nos da la bienvenida. Ciudad celtíbera en sus orígenes, sería conocida en el periodo romano como Complutum,  de donde deriva el gentilicio complutense dado a sus habitantes. Declarada patrimonio de la Humanidad en 1998, nos sorprende con lugares como éste, el Palacio Arzobispal. Precisamente entre sus muros, en 1486, Cristóbal Colón tuvo su primera audiencia con los Reyes Católicos. Aquí nació su hija Catalina de Aragón. El Monasterio de San Bernardo nos abre sus puertas con una curiosa cúpula elíptica de singular belleza. De especial interés también los lienzos laterales, quizá la mejor colección de pintura que conserva Alcalá, todos de Ángelo Nardi que, con los años, llegaría a ser pintor de cámara de Felipe IV. El museo Arqueológico Regional nos muestra los restos arqueológicos más importantes encontrados en la Comunidad de Madrid. Un museo donde, a diferencia de muchos otros se puede tocar. Así podremos tener en nuestras manos, las primeras herramientas de sílex de nuestros antepasados.

En esta bella ciudad encontramos también el espacio escénico en funcionamiento más antiguo de Europa: El Corral de Comedias de Alcalá que fue construido en el año 1601 por Francisco Sánchez.

Si hay un personaje vinculado a la ciudad, ese es Miguel de Cervantes. La casa en la que nació el famoso escritor nos ayudará a comprender cómo era la vida allá por 1547.

Ciudad universitaria por excelencia, Alcalá presume y con razón, de ser el primer modelo de ciudad universitaria del Renacimiento, en cuyos muros estudiaron Quevedo, Calderón o Lope de Vega, entre otros muchos ilustres personajes del Siglo de Oro.

El paraninfo de la Universidad alberga cada año la entrega del premio más importante y prestigioso de la literatura española, el premio Cervantes, cuya entrega realizan cada año los reyes de España, el 23 de Abril.

Alcalá en alturas, sorprende!!. Estampa que obtenemos desde la Torre de Santa María….

Si nos remontamos siglos atrás Complutum nos recuerda la etapa de esplendor romano que vivió esta ciudad, mientras la Casa de Hippolytus, dedicada en su día al ocio de las élites urbanas, nos regala mosaicos como éste, que nos muestra una ilimitada variedad de peces mediterráneos. Un conjunto arqueológico digno de admirar por todos los públicos, niños y mayores. Así que pasen y disfruten, de Alcalá, Ciudad de las Artes y las Letras.